Rescatando la Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea es como un billete de 500 Euros. Todo el mundo sabe lo que es, pero nadie ha visto ninguno.

Qué es la Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea (DM) comenzó siendo un conjunto de hábitos alimentarios que compartían históricamente los países de la cuenca mediterránea. De este modo, se trata de un patrón dietético teórico que responde a una serie de características alimentarias -pero también socioculturales- específicas.

Componentes de la DM

El pan surge de Egipto y se extiende por todo el mediterráneo. De este modo, la DM tradicional se caracteriza por una ingesta elevada de cereales y derivados. También es importante la grasa vegetal por excelencia del Mediterráneo, el aceite de oliva. De igual modo, las frutas y verduras, que crecían abundantemente en un entorno climáticamente generoso, y los frutos secos son señas de indentidad destacables del enclave mediterráneo. Finalmente, el pescado, hablando de territorios bañados por el mar es un elemento fundamental, relegando a la carne a un plano menos relevante.

Todos ellos son elementos que -al menos desde un plano teórico- configuran los mimbres de la Dieta Mediterránea. Cuánto queda de todo ello en la actualidad es una cuestión seguramente más decepcionante.

Dieta Mediterránea: más que alimentos

La dieta mediterránea se define no solo por la comida, sino también por el estilo de vida que se asocia a este tipo de alimentación.

De este modo, la dieta del Mediterráneo tiene que ver con lo qué se come, pero también con el cómo se come. Comidas en familia, en compañía, largas sobremesas en las que se comparte y disfruta de la buena comida, pero también de los demás.

Qué queda de la dieta mediterránea

La principal crítica que se puede hacer de este patrón alimentario es que ya casi no queda nada de todo eso. Efectivamente, en nuestro entorno las encuestas nutricionales señalan como el consumo de fruta y verdura no llega a las recomendaciones en gran parte de la población. El consumo de alimentos procesados y superfluos rebasa con mucho lo que se podría considerar razonable. Finalmente, el consumo de carnes y derivados excede igualmente lo que se consideraría un consumo saludable.

De este modo, cuando en 2013 la Dieta Mediterránea fue declarada Patrimonio Inmaterial Universal de la Humanidad por la Unesco es como cuando le dan un premio a un artista que está en la recta final de su carrera. Y no es que la DM se encuentre en la recta final de su vida, sino que, directamente, pasó a mejor vida hace mucho tiempo.

Beneficios de la dieta del Mediterráneo

Los beneficios para la salud que se relacionan con un patrón alimentario mediterráneo clásico es amplio. De este modo, la Dieta Mediterránea se relaciona con una disminución del riesgo cardiovascular, menor riesgo de padecer diabetes y menor riesgo de obesidad y sobrepeso. También se relaciona con un menor riesgo de enfermedades degenerativas.

Es cierto que el principal argumento para no establecer relaciones directas entre esta dieta y beneficios para la salud es que se trata una dieta difícil de definir y concretar. De ese modo lo señala la EFSA.

La DM actual

Por otro lado, atendiendo a la literalidad de las palabras, la DM actual es la alimentación que se lleva a cabo ahora en los países ribereños del mar Mediterráneo. Sin embargo, es probable que esta dieta no reciba muchas loas ni se declare patrimonio de nadie.

De este modo, muchos dudan de la existencia de la Dieta Mediterránea y su significado responde más a un concepto teórico o pasado que es difícil que vuelva.

Seguramente no les falta razón, pero en muchos países se sigue considerando, al menos en su aspecto teórico, como un patrón alimentario saludable y un ejemplo a seguir. De hecho, existen lugares en el mundo donde la alimentación es mucho peor que la de nuestro entorno.

Valencia y la Dieta Mediterránea

Uno de los actuales estandartes de la Dieta Mediterránea es Valencia. Sin duda, la cuidad ribereña es una de las capitales más activas del Mediterráneo. En cuanto a las condiciones alimentarias valencianas, la producción hortofrutícola de sus comarcas, el pescado de sus costas y, por otro lado, su cultura y sus tradiciones son el entorno perfecto para reeditar la Dieta Mediterránea.

TuDietista.online y la Dieta Mediterránea

Uno de los propósitos de TuDietista.online es mejorar la alimentación de la población y por ende de su salud. Para ello, nos proponemos rescatar los elementos más beneficiosos de la Dieta Mediterránea para todo aquel que quiera comer bien y mejorar su salud.

Algunos aspectos de la Dieta Mediterránea que habría que tener presente en nuestra forma de alimentarnos podrían ser:

  • Frutas, verduras y hortalizas de temporada: al menos 5 raciones al día.
  • Grasas vegetales saludables, como el aceite de oliva virgen, cardiosaludable, rico en vitaminas y antioxidantes.
  • Semillas y cereales integrales (y sus derivados) como base alimentaria. Esto incluiría legumbres, frutos secos, arroz, pan, etc.
  • Carne y pescado moderadamente y mejor pescado que carne. Y por supuesto, bienvenidas las dietas vegetarianas.
  • Lácteos y huevos como complemento de la dieta.
  • Comidas relajadas y en compañía (y alguna que otra siesta).

Deja un comentario