Puntos clave para perder peso

Aún quedan muchas incógnitas por resolver sobre la obesidad, el exceso de peso y su tratamiento, especialmente, las dietas de adelgazamiento.

En cualquier caso, las evidencias acumuladas a lo largo del tiempo y las últimas investigaciones en el campo de la nutrición y la dietética nos permiten señalar algunos puntos clave relacionados con la pérdida de peso.

Cuándo es necesario perder peso

Desde la perspectiva de la salud y teniendo en cuenta el riesgo que supone el exceso de peso para la aparición de otras enfermedades, se considera necesaria la pérdida de peso si:

  • El IMC es superior a 30.
  • o si el IMC está entre 25 y 30, pero existen otros factores de riesgo adicionales para la salud.

Objetivo de la intervención para la pérdida de peso

Los planteamientos genéricos iniciales señalan una pérdida de peso del 5 al 10 % del peso corporal inicial en los 6 meses siguientes.

Evaluación del paciente con exceso de peso

La evaluación clínica a la que debe someterse el paciente con exceso de peso al inicio del tratamiento incluye los siguiente elementos:

  • Evaluación del riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes. Esto incluye un examen físico, y la evaluación de los niveles de glucosa y lípidos en sangre, la presión sanguínea, y la circunferencia de la cintura si el IMC está por debajo de 35).
  • Evolución del peso e historial de hábitos de vida.
  • Evaluación de la disposición a iniciar cambios en el estilo de vida.

Elementos esenciales de la intervención de adelgazamiento

Toda intervención que tenga como objetivo la pérdida de peso del paciente debe contemplar una serie de elementos esenciales:

  • Prescripción de una dieta moderadamente reducida en calorías.
  • Iniciar un programa de aumento de la actividad física.
  • Utilizar estrategias comportamentales para facilitar la adherencia a la dieta y el seguimiento del plan de actividad física.

Intensidad y tipo de intervención para perder peso

El tratamiento comportamental de pérdida de peso más efectivo es la consulta en persona. Según las investigaciones, se recomienda un plan de visitas de intensidad alta, lo que supone más de 14 sesiones en 6 meses de tratamiento.

Las intervenciones por vía telemática (teléfono o internet) que proporcionan feedback personalizado, también pueden ser efectivas.

Etapa de mantenimiento del peso

Los pacientes deben ser informados de que la participación en un plan a largo plazo de mantenimiento de peso (de más de un año) con contacto mensual o más frecuente, en persona o por teléfono, puede aumentar el éxito en el mantenimiento de peso.

Mantenimiento del peso

Una dieta reducida en calorías, durante la etapa de mantenimiento, se asocia con una menor ganancia o recuperación del peso perdido.

Plan de adelgazamiento: Ingesta energética recomendada

Las recomendaciones genéricas para la pérdida de peso se resumirían en:

  • Plan dietético de 1200-1500 kcal al día para mujeres y 1500-1800 kcal al día para hombres.
  • Dietas que supongan un déficit energético de unas 500-750 kcal al día (más o menos el 30 % de déficit de energía de la ingesta habitual).
  • En determinadas circunstancias se puede contemplar un enfoque ad libitum o de comer a voluntad sin restricciones. En este caso, no se prescribe un déficit energético específico, pero se consigue una menor ingesta de energía por la restricción o eliminación de grupos de alimentos concretos o la inclusión de alimentos específicos.

Tipo de dieta para la pérdida de peso

Diversos enfoques dietéticos pueden determinar una pérdida de peso, si se consigue una reducción en la ingesta calórica.

Recomendación de actividad física

La recomendación es siempre aumentar la actividad física aeróbica. Serían suficientes actividades como caminar a paso ligero. Lo ideal sería practicar la actividad durante más de 150 minutos a la semana (unos 30 minutos al día el máximo de días a la semana).

Mantenimiento del peso

En la fase de mantenimiento del peso perdido, se recomienda un mayor nivel de actividad física (200-300 min/semana). De este modo, se puede minimizar la recuperación de peso a largo plazo (períodos de más de un año).

Estrategia terapéutica comportamental

Se recomienda el establecimiento de un programa estructurado de cambio de comportamiento que incluya la automonitorización de la ingesta de alimentos, un plan de actividad física y el seguimiento del peso corporal.

De igual modo, durante la fase de mantenimiento de peso, se recomienda la monitorización del peso corporal (semanalmente o más a menudo).

Farmacos para adelgazar

En algunos casos, la prescripción de fármacos puede ser de ayuda para alcanzar la pérdida de peso.

Debería ser considerado como un coadyuvante en la intervención global de cambio de hábitos.

Resumen de hallazgos de los últimos 5 años

Las investigaciones sobre pérdida de peso llevadas a cabo a partir de 2013 permiten algunos avances en cuanto al mayor conocimiento de estrategias beneficiosas para adelgazar:

Dietas muy bajas en hidratos de carbono

Las dietas muy bajas en carbohidratos o dietas cetogénicas (menos de 50 g de carbohidratos al día) determinan una mayor pérdida de peso en comparación con dietas moderadamente reducidas en energía o dietas bajas en grasas.

Dietas bajas en hidratos de carbono

Las dietas bajas en carbohidratos determinan una pérdida de peso similar a dietas con las mismas calorías con un mayor contenido en carbohidratos.

Dietas altas en proteínas

No existe una evidencia consistente en los efectos beneficiosos sobre el peso o la composición corporal derivado de dietas elevadas en proteínas.

Ayuno intermitente / restricción energética severa

No existe un beneficio adicional en la pérdida de peso a partir de estrategias de ayuno intermitente en comparación con una dieta restrictiva continua.

Sustitución de comidas

Se ha podido observar una mayor pérdida de peso con la sustitución de comidas en comparación con planes dietéticos convencionales.

Dietas que promueven grupos de alimentos específicos

Cuando se promueve el consumo de alimentos específicos, sin una restricción energética definida, solo se observan pérdidas mínimas de peso. Sin embargo, existen evidencias sobre la mejora de la calidad de la dieta y otros beneficios para la salud.

Dietas cercanas al patrón dietético mediterráneo

Se han podido observar beneficios en la reducción de peso solo cuando la Dieta Mediterránea se planificaba incluyendo una reducción de las calorías de la dieta. Sin embargo, se evidencian otros beneficios para la salud, más allá de la pérdida de peso.

Dietas que varían la distribución de la energía a lo largo del día

Se aprecian mayores pérdidas de peso cuando se utiliza un patrón de ingesta de alimentos a horas tempranas.

Dietas de mantenimiento

Existe una falta de evidencias sólidas sobre el patrón más adecuado para lograr un mantenimiento del peso perdido a largo plazo.

Deja un comentario